¿Ha cambiado el mundo su opinión sobre el cannabis? Un análisis histórico y social

Desde los orígenes de la planta del cannabis en las estepas del Asia Central hasta su llegada a Europa, por griegos y romanos principalmente, y a América siglos más tarde, el cannabis fue utilizado con fines rituales por sus cualidades psicoactivas, como alimento por el alto valor nutritivo de sus semillas y para la fabricación de tejidos y cuerdas. Tras la prohibición de su uso en Estados Unidos en el ‘37 y la aparición de las fibras sintéticas, el cáñamo quedó relegado al olvido para dichos usos.

No obstante, otras aplicaciones se venían dando a la hierba desde las farmacopeas chinas desde hace más de dos mil años, el uso medicinal del cannabis. También en la India se datan sus usos para la meditación en rituales a los dioses, y en la cultura musulmana llegó a sustituir al alcohol como “intoxicante social” (uso recreativo) dada la prohibición hacia el alcohol.

Ya en el siglo XX se empezaron a recetar medicamentos con base cannabica para tratar inapetencia, insomnio, migrañas, dolores, convulsiones, tos e incluso para el síndrome de abstinencia. Debido a ello, en 1925 se plantea el primer intento de reconocimiento internacional de las propiedades medicinales y terapéuticas del cannabis. Pero en 1954 esta consideración es oficialmente desechada, alegando que no existe justificación médica para el uso del cannabis.

Durante el primer tercio del siglo XX, el consumo de drogas de cualquier tipo se vio enclaustrado por el prohibicionismo americano. Hubo una fuerte presión antidrogas (tiempos de fundamentalismo religioso y nacionalista) en el que se intentó asociar el consumo a las minorías étnicas.  En este sentido, no se criminalizó el cannabis pero sí se creó un impuesto de 3,5 dólares por gramo.

No es hasta la década de los sesenta que comienza a introducirse entre los jóvenes de clase media de toda Europa y Estados Unidos.  El cannabis en este periodo está asociado a un movimiento contestatario. Lejos de las minorías étnicas a las que se asociaba, ahora la droga se movía en las universidades y sus campus. A finales de los 60’ la representativa hoja de marihuana era un símbolo de lucha contra la guerra de Vietnam, un símbolo antisistema, y se fumaba públicamente para desafiar a la ley (en un periodo lleno de protestas sociales contra prohibiciones estatales).

Resultado de imagen para hoja de marihuana paz

La expansión simultánea del inglés, la música y los programas de televisión desde Estados Unidos al resto del mundo supuso, paralelamente, un aumento del consumo de esta droga, y, por ende, comienzan los primeros movimientos pro-legalización del cannabis. Los ochenta de Reagan-Bush solo condenan más esta droga. Se crean condenas mínimas por posesión de drogas.

En los noventa se abren los debates parlamentarios en torno  a la legalización, especialmente en Europa, Canadá y Estados Unidos. Nace lo que se denomina consumo militante, grupos o asociaciones que consumen y defienden abiertamente, y a través de internet sobre todo, la legalización del cannabis.

En el resto del mundo, las leyes están abriendo sus puertas a estos temas, no ya descriminalizando la droga sino aprobando nuevos modelos que abogan por la investigación del cannabis medicinal, los usos terapéuticos y hasta la legalización de la marihuana para usos recreativos.

Otros países también están redefiniendo las políticas prohibicionistas en cuanto a la marihuana y su legalidad,  Uruguay se convirtió en el primer país en adoptar su legalización en todos sus aspectos. Portugal ha legalizado su consumo, Israel, Canadá y los Países Bajos tienen programas para su uso médico, y en años recientes muchos países han liberalizado las leyes que regulan su posesión.

La estela parece imitar este camino. Sudamérica lidera el cambio con Argentina, donde este mismo año se ha aprobado la ley del uso medicinal del cannabis y la fabricación de aceites basados en el producto; Chile, que aboga por autocultivo legal con prescripción médica; o Uruguay, el país más a la cabeza aprobando medidas tanto para uso terapéutico como recreativo (el país ya vende marihuana de uso recreativo en sus farmacias).

Puede que la historia del cannabis haya sido larga y minada, pero actualmente vivimos un periodo de ‘cannabización’. La planta no es el demonio en que quisieron convertirlo, los innumerables estudios y testimonios avalan sus cualidades terapéuticas. Y cada vez más la sociedad se abre a sus cualidades y usos. En un mundo donde drogas legales como el tabaco y el alcohol causan innumerables muertes al año, es hora de descriminalizar el cannabis. Ni el alcohol ni el tabaco poseen cualidades terapéuticas, todo lo contrario, son focos de enfermedades y degeneración de los órganos y el cuerpo.

Es hora de que México siga las regulaciones que han implementado otros países y se legalice el consumo recreativo de la marihuana.

Si quieres conocer el artículo completo, sigue el link: http://yesweskunk.com/es/ha-cambiado-mundo-opinion-cannabis-analisis-historico-social/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s